‘Si somos capaces de presentar el funcionamiento de la lengua con un halo de misterio que despierte el interés, la mente hará el resto’

Jane Arnold, coordinadora del V Encuentro Internacional de Desarrollo Profesional en ELE, Enele 2019, tiene un encuentro con M. Victoria Escandell Vidal, catedrática de Lingüística General en la UNED que impartirá este verano en la Universidad de Cádiz el taller La adecuación comunicativa: de la investigación al aula de ELE. Ambas han hablado de la importancia de la reflexión y la investigación en nuestras clases tanto por parte del alumnado como del profesorado, de gramática, de pragmática, del enfoque formal y el comunicativo, de curiosidad, de motivación, de estereotipos…  ¡y han llegado a conclusiones muy interesantes! Por cierto, en diez días acaba el descuento por “matrícula temprana”, así que hay que darse prisa en inscribirse en nuestro curso avanzado de formación para profesores de español como lengua extranjera y otras segundas lenguas.

 

Jane Arnold: Se suele considerar la investigación como algo importante, pero muchos profesores no la han visto como algo divertido. ¿Cómo podemos encontrar la diversión en la investigación?
M. Victoria Escandell: ¿Os gustan los thrillers?¿la novela negra? Creo que son uno de los géneros favoritos de la literatura y el cine contemporáneos. Y, ¿por qué lo son? Creo que porque producen en nosotros dos cosas que son muy importantes para nuestra mente: inquietud y placer. La inquietud la aporta el misterio, el problema; y el placer lo ponen el descubrimiento y la resolución. Así que ¿cómo no va a ser divertida la investigación? Porque investigar es exactamente eso: enfrentarse a un misterio y esforzarse en buscar pistas y atar cabos para resolverlo. Investigar no es almacenar conocimientos, sino crearlos. Y esto, te lo aseguro, es siempre muy muy divertido y muy muy gratificante.

formacion-profesores-segundas-lenguas-ele-maria-victoria-escandel-enele

M. Victoria Escandell: ‘Investigar es enfrentarse a un misterio y esforzarse en buscar pistas y atar cabos para resolverlo’

JA: ¿Y qué ventajas puede haber en incorporar en nuestras clases la investigación por parte de los alumnos?
MVE: La más evidente para mí es la de dar a los alumnos el protagonismo: hacerles tomar un papel activo en su aprendizaje, hacer que se esfuercen en descubrir algo que les suponga un reto. Para ello, claro, hay que crear antes la necesidad de saber. Creo que si somos capaces de presentar las cosas que nos rodean (en este caso, el funcionamiento de la lengua) con un halo de misterio que despierte el interés, la mente hará el resto. Esto entronca directamente con ese proverbio que dice: “Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí para siempre.”

JA: Tenemos ahora el modelo de la enseñanza comunicativa de lenguas y varios enfoques relacionados. ¿De qué manera puede el trabajo con la pragmática ayudarnos a ir más allá de la presentación de los rasgos formales de la lengua y acercarnos a su uso para la comunicación?
MVE: El enfoque formal y el enfoque comunicativo se han presentado como cosas contrapuestas. Pero, en realidad, deberían verse como dos caras de la misma moneda. Los aspectos formales de la lengua, de la combinatoria gramatical, existen precisamente para crear significados: están al servicio de lo que queremos decir. Si digo En verano fuimos a la playa, estoy creando en tu mente la imagen de una situación única que ocurrió en el pasado; pero si digo En verano íbamos a la playa, lo que evoco en tu mente es, seguramente, la idea de unas largas vacaciones familiares junto al mar, año tras año… unas vacaciones pertenecientes a un pasado que, tal vez, recordamos con nostalgia. Todo eso se crea por medio de la gramática, que está ahí para producir significados y hacernos capaces de comunicar diferencias sutiles de significado. Y si no dominamos esto, no somos capaces de controlar lo que queremos comunicar: así de simple. Por lo tanto, no podemos concebir la gramática como pura estructura formal de espaldas al significado. Otra cosa diferente es cómo enseñamos esto. Y la respuesta es, como casi siempre, “depende”: depende de la edad, del nivel educativo, del tipo de contexto, etc. Pero lo que no debemos perder de vista es que la razón de ser de la gramática es proporcionarnos un instrumento -común y poderosísimo- para crear significados.

JA: Está claro el poder de la gramática pero, ¿qué pasa con pragmática?
MVE: La pragmática nos proporciona las herramientas necesarias para entender cómo toda esa maquinaria de creación de significados se utiliza en la interacción y se va adaptando a las condiciones del entorno. Esto es un poco como conducir: una cosa es el coche y sus características, y otra diferente es manejarlo en el tráfico concreto de una ciudad, con el piso mojado o en las dunas del desierto. Sin coche (sin gramática), no hay conducción posible; sin carretera, sin calles (sin entorno), no podemos saber si alguien es un buen conductor. Los profesores tenemos que tener algo de ingenieros (conocer el coche por dentro y entender cómo está hecho), y algo de expertos en conducción (saber cómo se comporta el coche en distintas condiciones y qué hacer para controlarlo). Los alumnos, en cambio, basta con que sepan conducir razonablemente bien en situaciones diversas.

investigacion-en-el-aula-de-ele-formacion-avanzada-profesores-idiomas-ele-enele

M. Victoria Escandell: ‘La investigación practicada por los alumnos les da el protagonismo: toman un papel activo en su aprendizaje y hace que se esfuercen en descubrir algo que les suponga un reto’

JA: Se ha escrito mucho sobre los aspectos teóricos de la pragmática pero ahora también se están proponiendo diversas maneras de aplicar esto desde el análisis reflexivo a la práctica docente, ¿no?
MVE: Todo lo que se va descubriendo en un ámbito concreto tiene siempre, en mayor o menor medida, una vertiente aplicable. La teoría pragmática nos permite entender cómo y por qué funciona la comunicación, cómo y por qué hay malentendidos. Cuando entendemos esto, somos capaces de diagnosticar problemas y de proponer tratamientos para solucionarlos. Esta es la tarea del profesor. Y por esto entender a fondo cómo funcionan los mecanismos comunicativos es tan importante en la formación de profesores.

JA: La curiosidad es un factor muy motivante para los alumnos y con tu taller en Enele veremos cómo estimularla. ¿Nos puedes adelantar algo? ¿Qué maneras tenemos de hacerlo?
MVE: Hay muchos estereotipos sobre grupos nacionales: que los españoles de España somos muy directos; que los sudamericanos son muy retóricos; que los alemanes van al grano; que los de tal sitio son mentirosos; que los franceses son… ¿Os gustaría entender de dónde provienen, en gran medida, estos estereotipos? ¿Y cómo ayudar a controlarlos? Aprender a comunicarse implica saber transmitir lo que se quiere transmitir sin crear impresiones no deseadas. En el taller vamos a ver cómo descubrir los mecanismos y las razones que hay detrás de todo esto.

JA: Pues me muero de ganas de conocer esos mecanismos…
MVE: ¡Pues te espero a ti y a los enelistas en Cádiz este verano!

Enele 2019 está organizado por Language and Cultural Encounters y el Centro Superior de Lenguas Modernas de la Universidad de Cádiz. Ha sido diseñado y coordinado por Jane Arnold Morgan (Catedrática de Metodología de la enseñanza de lenguas y directora académica de LCE) y cuenta además con la colaboración de la Fundación Universidad Empresa de la Provincia de Cádiz, el Instituto Cervantes, el Ayuntamiento de CádizELE Lovaina, la editorial SgelClic International House, la Federación Española de Asociaciones de Escuelas de Español para Extranjeros (FEDELE), la Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía (ACEIA)Educación 3.0 y la Residencia de Estudiantes Cádiz centro

Acerca de Encuentros LCE

Otra manera de enseñar. Otra manera de aprender...
Esta entrada fue publicada en Blog LCEyOLE, Encuentros con... y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.