‘La enseñanza de las segundas lenguas ha tenido un desarrollo muy profundo en lo que a dinámica de grupos se refiere, explorando una gran cantidad de parámetros y posibilidades’

Jane Arnold, coordinadora del IV Encuentro Internacional de Desarrollo Profesional en ELE, Enele 2018, ha tenido un encuentro con José Ángel Medina (doctor en Psicología Social y de los Grupos) que cuenta con una dilatada experiencia en la formación, acompañamiento, facilitación y creación de grupos en el ámbito social, cultural y educativo. Medina impartirá este verano en la Universidad de Cádiz el taller Los grupos en la enseñanza de una lengua extranjera: ¿problema o herramienta? La gestión de los grupos en la clase de ELE y ha estado hablando con nuestra directora académica sobre las ventajas de los grupos frente al aprendizaje en solitario, la relación de estos con los factores afectivos, la gestión de las reacciones grupales negativas, la educación cooperativa en una sociedad como la nuestra o la incidencia que tienen las tecnologías de la información y la comunicación.

Jane Arnold: Es evidente que varias personas juntas no tienen por qué formar necesariamente un grupo. ¿Qué diferencia hay entre un conjunto de personas y un grupo?
José Ángel Medina: La diferencia fundamental es la interacción. La interacción es la conducta compartida entre dos o más personas. Un vagón de ferrocarril es un conjunto de personas. Pero ¿qué pasaría si se estropea el aire acondicionado o se para el tren dentro de un túnel? Las personas comenzarían a interactuar y se convertirían en un grupo. Las interacciones pueden ser de muchos tipos, favorables, desfavorables, organizadas, intuitivas, etc..

cursos-ELE-formacion-avanzada-profesores-español-como-lengua-extranjera-enele-2018

JA: ¿Qué ventajas ofrece el grupo frente al aprendizaje en solitario?
JAM: A riesgo de parecer repetitivo, la interacción. Un grupo permite lo que se llama el “pensamiento en interacción” que se produce cuando el pensamiento de las personas es influenciado por el pensamiento de otras (a través de sus palabras) lo que conlleva el descubrimiento de nuevas informaciones, nuevas rutas cognitivas y asociaciones inesperadas u ocultas. En el aprendizaje de las lenguas es todavía mucho más evidente puesto que la lengua es un instrumento, y una de las principales utilidades de ese instrumento es precisamente la interacción, eficaz y completa. El grupo ofrece oportunidades de interacción (entrenamiento) que individualmente son imposibles. Por último el grupo ofrece dinámicas y procesos que solo ocurren de manera colectiva, estos procesos están relacionados con la motivación y el bienestar emocional que son dos variables que ya sabemos que están íntimamente ligadas al aprendizaje.

 

Medina: ‘La cultura y la sociedad actuales son muy poco proclives a lo cooperativo, lo comunitario y lo colectivo’.
Imagen: Pilar López Lamoca

JA: En todas las ediciones de Enele hay una constante que define gran parte de los objetivos –académicos, profesionales y personales–: se trata de los factores afectivos. En este sentido, sabemos que el grupo puede proporcionar emociones positivas. ¿Qué beneficios conlleva esto en lo que al aprendizaje de una lengua se refiere?
JAM: Entre otros factores afectivos podemos destacar: el sentirse escuchado, el ejercicio del poder, la pertenencia a un colectivo, el afecto, la seguridad emocional, los retos y los desafíos, la identidad individual y colectiva, la superación, la consecución de objetivos… Son todos elementos que la dinámica de un grupo permite potenciar.

JA: Sin embargo, en otras ocasiones, el grupo puede generar reacciones negativas en el alumnado. A grandes rasgos, ¿cómo podemos evitar que ocurra esto en la clase de ELE?
JAM: Las reacciones negativas a los efectos de los grupos suelen tener dos fuentes principales. La primera de ellas es el olvido de todos los procesos y fenómenos que son consustanciales a la existencia de un grupo, es decir, existen siempre que hay un grupo y sólo cuando hay un grupo. Suelen darse cuando la clase no es “en” grupo sino que es una suma de interacciones únicas “profesor-alumno X”. La otra fuente es la pretensión de que los alumnos y alumnas olviden, sacrifiquen o no tengan en cuenta su identidad individual y se diluyan en el grupo.

Medina: ‘grupo permite el descubrimiento de nuevas informaciones, nuevas rutas cognitivas y asociaciones inesperadas u ocultas’.

 

JA: El aprendizaje cooperativo –que se usa en muchas disciplinas académicas– sería imposible sin tener en cuenta el grupo, ¿verdad? ¿En qué medida ha influido el desarrollo de la enseñanza comunicativa de lenguas en el interés en trabajar con el grupo en la clase?
JAM: Por un lado hay que señalar que la enseñanza de las lenguas en general y de las segundas lenguas en particular ha tenido un desarrollo muy profundo en lo que a dinámica de grupos se refiere, puesto que ha explorado una gran cantidad de parámetros y posibilidades. El problema radica en que el aprendizaje cooperativo y todas sus derivaciones son contraculturales. La cultura y la sociedad actuales (occidental, capitalista) son muy poco proclives a lo cooperativo, lo comunitario y lo colectivo. Probablemente el individualismo sea uno de sus valores más prominentes. Y nos encontramos con personas con muy bajas competencias cooperativas, por eso a veces es un poco costoso poner en marcha este tipo de dinámicas.

JA: Las Tecnologías de la Información y la Comunicación han facilitado la existencia de grupos que se generan, relacionan y desarrollan por medio de ellas. ¿Qué requisitos tendría que cumplir una comunidad digital de aprendizaje para funcionar de manera eficaz?
JAM: Es un tema que conozco menos, lo mío es más de interacción cara a cara. Lo que sí puedo decir es que las tecnologías en general han producido un descenso notable de las interacciones reales (por oposición a virtuales) y por lo tanto una merma en el desarrollo de habilidades y competencias en el terreno de las relaciones personales. Creo que la virtualidad es una herramienta útil y eficaz, siempre que no sea a costa de la interacción personal, directa y real.

cursos-ELE-formacion-avanzada-profesores-español-como-lengua-extranjera-enele-2018

Enele 2018 se celebra del 16 al 20 de julio y está organizado por Language and Cultural Encounters y el Centro Superior de Lenguas Modernas de la Universidad de Cádiz. Ha sido diseñado y coordinado por Jane Arnold Morgan (Catedrática de Metodología de la enseñanza de lenguas y directora académica de LCE) y cuenta además con la colaboración de la Fundación Universidad Empresa de la Provincia de Cádiz, el Instituto Cervantes, el Ayuntamiento de Cádiz, ELE Lovaina, la editorial Difusión, la Federación Española de Asociaciones de Escuelas de Español para Extranjeros (FEDELE), la Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía (ACEIA), Educación 3.0 y la Residencia de Estudiantes Cádiz centro.

Acerca de Language and Cultural Encounters

Much more than just learning Spanish
Esta entrada fue publicada en Blog LCEyOLE. Guarda el enlace permanente.