“Lo que mejor se aprende y memoriza es aquello que tiene un significado emocional”

Jane Arnold comienza su ronda de entrevistas -sus encuentros– con los ponentes del próximo Encuentro Internacional de Desarrollo Profesional en ELE, Enele 2017. Y empieza con el doctor Francisco Mora a cargo de quien está la conferencia plenaria de Enele 2017. Han hablado de neuroeducación, pero también de lo bueno que es aprender una segunda lengua para nuestro cerebro, de lo fundamental que resulta el juego en el desarrollo de un niño pequeño o a qué edad debería comenzar la enseñanza en valores…

Jane Arnold: Hace tiempo las neurociencias empezaron a ofrecer información sobre el funcionamiento del cerebro con importantes implicaciones para el aprendizaje. ¿Estos conocimientos van teniendo repercusión en la enseñanza a todos los niveles (primaria, secundaria, universitaria)?
Francisco Mora: Sin duda. Saber que aprender y memorizar significa cambiar el cableado sináptico, físico y químico del cerebro de quien aprende incluye una enorme responsabilidad en los maestros o los profesores acerca de lo que enseñan y cómo lo enseñan. También debiera saberse que tal proceso ocurre de igual modo en el cerebro de los propios profesores.

.
El título de su libro “Neuroeducación: solo se puede aprender aquello que se ama” es muy significativo. Desde un punto de vista neurocientífico ¿Por qué es tan importante la emoción en el proceso de aprendizaje?
Porque es la energía cerebral que mueve la conducta humana y con ella su hacer en el mundo en el que destaca sin duda aprender y memorizar. Lo que mejor se aprende y memoriza es aquello que tiene un significado emocional. Y aprender comienza con ese chispazo emocional que es la curiosidad que atrae la atención. Es con esta última que se aprende y memoriza de modo consciente, explícito y se crea conocimiento.

Mora participa en Enele 2017 con la conferencia plenaria "¿Qué nos dice la Neuroeducación sobre el papel del cerebro y la emoción en la enseñanza de ELE?"

Mora participa en Enele 2017 con la conferencia plenaria “¿Qué nos dice la Neuroeducación sobre el papel del cerebro y la emoción en la enseñanza de ELE?”

En el campo de enseñanza de segundas lenguas/lenguas extranjeras ¿considera que puede haber aun más razones para tener en cuenta las emociones y así lograr un aprendizaje mas eficaz?
Considero que es como cualquier aprendizaje. Yo sostengo que todo aquello que signifique aprender y memorizar en general necesita intrínsecamente de la emoción. La emoción es necesaria para incluso poder pensar y aun ver y coger una simple piedra del campo con la mano. La emoción embebe todas las funciones del cerebro. Eso lo enseña hoy la Neurociencia.

.
Y para nuestro cerebro ¿es beneficioso aprender segundas lenguas?
Sin duda. Hace a los niños más “listos” aumentando su capacidad de tomar decisiones más rápidas y acertadas. Se piensa además que en la persona que habla dos o tres lenguas aumenta en su cerebro la reserva cognitiva, lo que probablemente le lleve a no padecer o retrasar la aparición de una demencia cuando sea viejo.

.
¿Qué hace falta para llegar a ser neuroeducador? ¿Los docentes que no son especialistas en neurociencia pueden llegar a serlo?
La figura académica de neuroeducucador es hoy solo una propuesta. De hecho yo he dicho alguna vez que posiblemente constituya una de las profesiones del futuro: hoy se cree que los niños que nazcan ahora mismo o en un próximo futuro se enfrentarán a nuevas profesiones. Más del 65% de las profesiones de ese futuro serán nuevas. Pienso que un neuroeducador debe ser alguien formado en educación al tiempo que en neurociencia. En el libro Neuroeducación extiendo algunas pinceladas concretas al respecto que contestarían más en detalle esa pregunta.

Francisco Mora considera que la educación en valores debe comenzar a los tres años

Francisco Mora considera que la educación en valores debe comenzar a los tres años

Los docentes que realmente desean que sus alumnos aprendan y que reciban una educación que les prepare para la vida pueden tener un buen aliado en la neuroeducación, ¿verdad?
Sin duda alguna. Algunos ejemplos concretos. Piense en el tema de la lectura: en base a nuestros conocimientos sobre el cerebro ya sabemos con seguridad la edad óptima a la que un niño debe comenzar a aprender a leer y sus consecuencias para entender bien procesos como la dislexia. O la enseñanza en valores que debe comenzar, en sus aspectos más básicos, a los tres años.

Precisamente, y hablando de valores, acaba de publicarse un libro “CUANDO EL CEREBRO JUEGA CON LAS IDEAS: Educación, miedo, libertad, dignidad, igualdad, nobleza, justicia, verdad, belleza y felicidad” que le recomiendo. También el significado del juego para los niños no es perder el tiempo, sino que con él aprenden y memorizan y activan códigos cerebrales que se utilizan para la conducta cuando adultos… Y tantas otras funciones y sus sustratos cerebrales diferenciales para entender bien nuevos y futuros conceptos como son el foco atencional por ejemplo, su duración máxima y con ello revolucionar la enseñanza en la clase.

Francisco Mora es doctor en Medicina por la Universidad de Granada y doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford (Inglaterra). Es catedrático de Fisiología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y fue catedrático adscrito del Departamento de Fisiología Molecular y Biofísica de la Universidad de Iowa en EE.UU. Es miembro del Wolfson College de la Universidad de Oxford. Entre otros libros, es autor de NEUROEDUCACIÓN: solo se puede aprender aquello que se ama.

Acerca de Language and Cultural Encounters

Much more than just learning Spanish
Esta entrada fue publicada en Blog LCEyOLE, Encuentros con... y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.