‘Quienes nos atrevemos a enseñar necesitamos estar predispuestos a aprender’

Nos encontramos con José Manuel Foncubierta, tutor y director técnico en el Máster de Didáctica del Español de la Universidad de La Rioja y responsable del Departamento de Formación de Editorial Edinumen, para hablar sobre el taller que imparte este verano en Enele 2015: “Didáctica de la imaginación aplicada a la clase de ELE: Estrategias para un aula multisensorial”.


El taller que impartes en Enele 2015 aborda cómo aplicar la didáctica de la imaginación a la clase de ELE. ¿Qué pasos podemos dar los profesores para ir despertando esa creatividad y cómo va a influir en lo que pasa en nuestras aulas?

El aprendizaje está conectado con lo concreto, con las experiencias. Hacer que la clase de ELE sea experiencial es ya un primer paso para despertar la creatividad. Esto va a requerir el uso de la imaginación tanto de profesores como de alumnos. Y no vale decir que no tenemos imaginación: la capacidad de imaginar es lo que nos diferencia a los seres humanos de otros seres vivos. Y la creatividad, como decía Ken Robinson, es “la imaginación aplicada”. Necesitamos estimular la imaginación y un primer paso es crear un entorno en el aula en que podamos sentir agrado, confianza, seguridad y curiosidad.

José Manuel Foncubierta imparte el primer taller de Enele 2015

José Manuel Foncubierta imparte el primer taller de Enele 2015

Los pasos suelen ser muy sencillos. A veces, ser creativos e introducir elementos nuevos en nuestra docencia no es tanto pensar en cosas absolutamente nuevas o complejas como hacer las cosas de siempre desde nuevos puntos de vista y procedimientos muy sencillos.

En la Didáctica del español como lengua extranjera hay mucha descripción. Se exponen y detallan conceptos, reglas y se realizan muchas prácticas descontextualizadas. Estos ejercicios son necesarios para la fijación y sistematicidad de las formas. Pero tienen también un inconveniente, y es que carecen de significado. La materia (la lengua española) no conecta con el individuo (sus experiencias en el mundo) y, por ello, no hay conexión con la experiencia real. No es vivencial. En clase hace falta más narración. Si introducimos más actividades que despierten la imaginación y la curiosidad, tal vez consigamos de los alumnos una mayor implicación.

¿Hay algún conflicto entre la didáctica de la imaginación y la necesidad de cubrir los contenidos que tenemos en el programa?
No, no tiene por qué haber conflictos. De hecho, en mi anterior respuesta quería también subrayar que no se trata de hacer unas cosas para dejar de hacer otras. Más bien, en este taller vamos a reconocer procedimientos más o menos tradicionales para tomarlos y darles una pequeña evolución que nos ayude a ir más allá y facilitar que el alumno pueda pensar y sentir la experiencia de aprender español de manera más eficaz. Ya que vamos a hablar de imaginación, tal vez nos valga la imagen de “poner barniz” a los contenidos del programa o esta otra de “echar pegamento emocional” para que los contenidos del programa se queden más pegaditos en nuestra memoria. Eso responde a tu pregunta.

Conseguir crear un aula multisensorial no es siempre tarea fácil ¿verdad? ¿Qué áreas de estimulación multisensorial trabajaréis en Enele y cómo?
No tiene por qué ser difícil. Si hay narración, si los contenidos de gramática se incluyen en una historia, en una experiencia, en un evento, en un juego, en algo que ocurre… entonces, el subjuntivo, los pasados, las preposiciones…lo que estemos trabajando, pasará a ser recordado como algo que fue memorable: con movimiento, colores, sonidos, música… ya eso facilita que se generen imágenes y recuerdos a partir de los muchos sentidos que se activan. Por otra parte, las actividades basadas en la sugestión a partir de sonidos o de melodías, de imágenes (como cuadros ilustraciones) y demás recursos de los que podemos hacer uso en clases con equipos multimedia también facilitan que podamos hacer del aprendizaje lingüístico una experiencia multisensorial.

'En clase hace falta más narración. Si introducimos más actividades que despierten la imaginación y la curiosidad, tal vez consigamos de los alumnos una mayor implicación', J. M. Foncubierta.

‘En clase hace falta más narración. Si introducimos más actividades que despierten la imaginación y la curiosidad, tal vez consigamos de los alumnos una mayor implicación’, J. M. Foncubierta.

¿Cómo influye el potenciar la imaginación en la motivación del alumno?
Influye mucho. Mira, una cuestión de la que estoy convencido es de que imaginar que paseas por un paisaje maravilloso produce en nosotros las mismas sensaciones que pasear realmente por él. En ambos casos, la experiencia puede sentirse como algo real. Las acciones imaginadas, aquellas en las que puedes verte a ti mismo haciendo algo o reconocer sensaciones de una situación que no has vivido pero que puedes imaginar es un recurso muy potente para mejorar tu autoestima como hablante de una L2 (al imaginarte a ti mismo hablando en español), fortalecer lo aprendido y, sin duda, potencia la motivación por repetir experiencias de aprendizaje en las que puedes “verte” realizando acciones y haciendo uso del idioma que estás aprendiendo.

Para terminar, queremos hacerte una pregunta no sólo como docente con gran experiencia, sino también como especialista en la formación de profesores de ELE. ¿Dirías que la formación es algo para seguir haciendo toda la vida? Como profesores, siempre podemos seguir aprendiendo, ¿no?
Por supuesto, aprendemos y necesitamos seguir aprendiendo constantemente. Es una necesidad. Todos los que nos atrevemos a enseñar algo, lo que sea, sabemos que necesitamos estar constantemente predispuestos a aprender. Como dice la canción “el mundo gira”, y como dice el refrán: “Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. Aprender siempre y con alegría, mejor.

José Manuel Foncubierta trabaja en el Máster en Didáctica del Español de la Universidad de La Rioja, donde es autor de materiales, tutor y director técnico. Ha impartido cursos en colaboración con la Universidad y con el Instituto Cervantes. Es responsable del Departamento de Formación de Editorial Edinumen y profesor de Metodología en los cursos de verano para la formación de profesores de español que organiza el Centro Superior de Lenguas Modernas de la Universidad de Cádiz y la Consejería de Educación de España en Washington. Es adaptador de “nuevo Prisma” de la colección para el aprendizaje del español del Editorial Edinumen. Con Jane Arnold publica en 2015 el libro La atención a los factores afectivos en el aprendizaje del español. Coordina la colección de didáctica de Cambridge University Press y la colección Biblioteca Edinumen junto a Álvaro García Santa-Cecilia.

Acerca de Language and Cultural Encounters

Much more than just learning Spanish
Esta entrada fue publicada en Blog LCEyOLE, Encuentros con... y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s